Bebidas y momentos (I) El vermut

cups-2660966_1280

 

De cara a estas fiestas, en el blog de Ciceroneclub os queremos realizar distintas propuestas con las que acompañar diferentes momentos de tus celebraciones, así que… ¿te apetece un vermut?

Vermut

Tan antiguo como el vino mismo, ya se usaba en el antiguo Egipto como bebida medicinal y en Grecia se añadían hierbas aromáticas a los vinos que habían perdido sabor.

Nuestros amigos de Bon Viveur te explican la historia del vermut aquí.

Aunque cada maestrillo tiene su librillo y estos no te contarán jamás la receta exacta, su elaboración se realiza a través de la maceración en vino de distintas hierbas aromáticas.

El vermut, tras pasar una temporada en el ostracismo, ha resurgido en los últimos años. Gracias a esta “moda”, los consumidores nos hemos beneficiado de un impulso en la calidad.

Si, años atrás, era un producto desprestigiado que se elaboraba con vino excedente, ahora se ha convertido en una bebida cada vez más cuidada donde el productor quiere dejar su huella.

¿Cuándo tomarlo?

En muchos lugares de España existe la tradición de quedar a “la hora del vermut” (que, en el caso de que no la conozcas, viene a ser la del aperitivo, entorno a las 13:00). Sin duda el aperitivo es un gran momento para tomarte uno, pero no el único. También es un gran digestivo post-comida; mientras que por la noche lo puedes tomar solo o servido en coctel.

El hecho de que cada vez haya más variedades, incrementa las posibilidades de maridaje. El vermut rojo y el rosado se suelen combinar con pescados, en el caso del rojo amargo y el blanco (más seco) se puede acompañar de encurtidos.

Las posibilidades para tomarlo son infinitas, por lo que nos vamos a limitar a unas recomendaciones (que no reglas) básicas:

Hielo si o hielo no, pero frio siempre. Puedes poner hielos grandes, hielo granizado o guardarlo en el frigorífico antes, para que, de esta manera, no sea necesario añadir hielo que lo rebaje al fundirse. Por ejemplo, el “manhattan” incluye el vermut, whisky, hielo y angostura en la coctelera para posteriormente servirlo filtrado.

Si lo tomas solo, sírvelo en copa corta. Si lo tomas combinado sírvelo mejor en un vaso de coctel.

Acompáñalo de cáscara de cítrico; es mejor cáscara que rodaja ya que añade el punto de sabor de la fruta sin endulzar la bebida. La naranja se usa preferiblemente para el rojo y el limón para el blanco.
Particularmente al vermut rojo amargo le cae genial la aceituna (que además da un punto muy elegante a la presentación de la bebida).

Ya hace algún tiempo te hablábamos de cócteles, en este artículo. Así que ¡no dejes escapar la ocasión de tomar un combinado en las barras de nuestros restaurantes miembros!