Envueltos por la excelencia asiática

Los restaurantes asiáticos se han convertido en un referente de la excelencia.

Comer dim sum, pato laqueado, pescado crudo o simplemente dar cuenta de unos cuantos bocados de sushi ha dejado de ser algo exótico. El tabú culinario ha desaparecido. La gastronomía asiática se ha extendido por todos los rincones del planeta y lo ha hecho a base de dar color, variedad y sabor a numerosos platos que, más allá de todo esto, se han convertido en una de las opciones más saludables a la hora de comer.

 Un éxito que se ha trasladado también a establecimientos de gama alta, donde la excelencia es norma y el producto el protagonista. Es el caso de tres de las propuestas que vamos a presentarte a continuación. ¿Buscas un ambiente tranquilo a la hora de comer? ¿Preparas una reunión clave para esta tarde? Los restaurantes asiáticos de Ciceroneclub son tu mejor opción.

Tse-Yang

Con más de 20 años de recorrido y ubicado en el interior del Hotel Villa Magna, en pleno corazón de la Castellana, Tse Yang es un oasis cantonés en mitad del ajetreo de la capital, con un decorado digno de película y una cocina que ha sabido adaptar sus orígenes a los gustos occidentales.

Carlos Maribona avala cada plato de este local, que “sigue siendo el restaurante chino más elegante y con mejor servicio de Madrid”, donde sobresalen preparaciones como los dim sum, presentados con rellenos de lujo: foie gras, trufa negra, abulón con langosta, huevas de salmón… Y, por supuesto, no olvides echar un vistazo a su fabulosa carta de vinos. Te sorprenderá.

Txa-Tei

Menos recorrido tiene el restaurante Txa-Tei, pero cinco años le han valido par dejar un rastro brillante en los paladares de todo aquel que se haya acercado a probar las creaciones del joven Hisato Mori, cuyo mejor aval reside en el tratamiento de los productos y su capacidad para enarbolar los sabores más intensos.

Originario de Osaka y formado en restaurantes como Miyama y Kabuki, Mori ha conferido a Txa-Tei un carácter propio. Su local, modesto en apariencia, esconde auténticos tesoros: la tempura de carabineros es sobresaliente y sus caldos, soberbios. Todo ello acompañado por una amplia oferta de sakes que convertirán tus comidas en una auténtica experiencia de inmersión culinaria.

Miki

Dice Maribona que lo mejor es no tener una idea preconcebida para disfrutar de un artista del sushi como Hiroo Miki: acércate al local, siéntate en la barra y pide directamente. Será el mejor comienzo para disfrutar de un espacio donde el maestro cocinero y el producto lo son todo.

Aún así, nuestro crítico se atreve a hacerte dos apuntes. Resultan imprescindibles los niguiris de anguila (unagi) y de gamba dulce (amaebi), pero también son especialmente recomendables otras opciones como el tartar de atún picante con mayonesa de kimuchi y trozos de aguacate.

Miyama Castellana

Y qué decir del que ya es un clásico de la cocina japonesa en Madrid. A nadie le sorprende el nivel de Miyama, y gran parte de la culpa se debe a la dupla que forman el jefe de cocina, Junji Odaka, y el jefe de sala, Hiroshi Kobayashi, que además resulta ser un brillante sumiller. Si estás por la Castellana, pásate por su sala…Prueba el ebi wasabi o el surimi de langostino frito y, por supuesto, cierra tus tratos brindando con uno de los magníficos sakes que encontrarás en su extensa carta.

Ahora ya sólo te queda decantarte por la elegancia de Tse Yang, la naturalidad de Txa-Tei, el clasicismo de Miki o la trayectoria de Miyama. El acierto está asegurado en cualquier caso. ¡Déjate llevar por la excelencia de los restaurantes asiáticos y disfruta de todas las ventajas de unirte a nuestro club!